miércoles, 28 de marzo de 2012

Hierbas Plantar bulbos, rizomas etc

Hierbas

Es en otoño cuando se plantan los bulbos de primavera.

Yo suelo dejar los bulbos en el jardin sin sacar, así es que a no ser que aumente el nº de bulbos a cultivar, caso de este año :D, no tengo que plantar.

Desde siempre he sido una enamorada de las bulbosas, mucho antes de serlo de los cactus y bastante antes de serlo de las suculentas no cactáceas.

Los bulbos tienen muchas ventajas y pocos inconvenientes si no los sacas año tras año.



Comenzará la primavera y los primeros en florecer suelen ser los crocus. Florecen y pasado el tiempo de floración las hojas se quedan lacias, sólo con tirar de ellas el espacio puede ser ocupado por otros bulbos de floración más tardía o por los sedum rizomatosos o cualquier otra planta de temporada que se nos ocurra plantar. Lo mismo sucede con otros bulbos.



No es el muscari la bulbosa que más me gusta pero reconozco que cuando la veo agrupada con ese color azul cobalto cambio de parecer.





Me gustan los Iris como flor pero no me gusta la altura de la planta. Las bulbosas me gustan más de porte pequeño. Pero el color de los iris es tan variado que bien combinados, dan luz y color al jardín.



Entre mis bulbos preferidos se encuentran sin duda, los jacintos. Sobre todo el de color morado y el blanco. Me parecen maravillosos. Tienen unas flores perfectas y de una apariencia de porcelana.





Narcisos y tulipanes son otros de los clasicos, actualmente la variedad de híbridos y especies es muy grande.

Los tulipanes clásicos han sido sustituídos por algunas variedades rarísimas.

Siempre tuve problemas con los tulipanes en el jardin. Aquí el viento es frecuente que sople muy fuerte, pela las flores que apenas duran un abrir y cerrar de ojos.



Sin duda el bulbo que más me gusta son las freesias. Son como varas de pequeños gladiolos de todos los colores y con un maravilloso aroma. Sólo una pega, no hay manera de que se mantengan erguidas, siempre acaban tumbadas.



Y ahora los clásicos. Los que mi madre siempre tuvo en maceta. La perfecta clivia que cuando más apretados estén sus bulbos, más frío pase y menos agua tenga, mejor florece. Y sobre todo no hay que moverla de lugar.



El Hippeastrum que mi madre siempre llamó amarilis. Tenía un monton de ellos en maceta. Éste es uno de ellos.



Y las calas, las tradicionales, que siempre tuvo mi madre en maceta y que aquí en el Norte se hacen enormes en el jardín. El resto de calas híbridos que andan por el mercado florecen más tarde, no es necesario plantarlas ahora.

Es el tiempo de plantar los bulbos, rizomas, cormos y tubérculos que florecerán en primavera.

Hoy hemos visto los clásicos, otro día vemos otros menos conocidos.

http://urbanext.illinois.edu/bulbs_sp/planting.html

Os dejo el enlace de una buena página para perfeccionar el cultivo.